ACTUALIZACIÓN SOBRE LA SITUACIÓN DEL BROTE DE CORONAVIRUS (COVID-19) EN LA LOCALIDAD DE LA MUELA A 28 DE MAYO DE 2020 Y VALORACIÓN GLOBAL DE LA PANDEMIA

ACTUALIZACIÓN SOBRE LA SITUACIÓN DEL BROTE DE CORONAVIRUS (COVID-19) EN LA LOCALIDAD DE LA MUELA A 28 DE MAYO DE 2020 Y VALORACIÓN GLOBAL DE LA PANDEMIA

Los datos del estudio nacional de seroprevalencia ENE-Covid del Ministerio de Sanidad indican que en la provincia de Zaragoza un 5% de la población ha pasado la enfermedad COVID-19, bien de forma sintomática o asintomática. En La Muela, desde el inicio de la pandemia 157 pacientes que presentaron síntomas compatibles y otros tantos convivientes o contactos próximos -algunos de los cuales pudieron presentar una forma asintomática del virus- fueron convenientemente aislados en su domicilio y controlados a diario por los profesionales sanitarios del consultorio. Todos han podido superar ya la enfermedad o su periodo de cuarentena, con la triste excepción de un vecino de la localidad que falleció como consecuencia del coronavirus (D.E.P.). Gracias a los protocolos aplicados, tanto la residencia de personas mayores como el consultorio médico han permanecido libres del virus.

La experiencia de vivir en propias carnes una pandemia como la actual bien merece una reflexión en clave de salud, especialmente sobre aquellos cambios que merece la pena adoptar para siempre. A nivel individual, el lavado de manos frecuente con agua y jabón y el empleo de antiséptico ocasional o el uso de mascarilla cuando estemos padeciendo un proceso infeccioso (catarro, gripe, …) por banal que parezca para evitar contagiar y dispersar los virus, son medidas que debemos mantener. Como ya sucede en otros países, el empleo de una mascarilla sanitaria cuando se precise debe ser entendida como un signo de máximo respeto hacia el resto de la población y nunca un estigma. Confiamos que esta práctica sea habitual en La Muela de ahora en adelante, especialmente en la época de gripe estacional. Igualmente importante será dejar a los niños en casa cuando estén con fiebre o clínica respiratoria hasta su completa curación, lo que obligará a articular mecanismos de conciliación familiar eficaces.

A nivel colectivo tendremos que mantener las medidas de higiene generales en lugares de aglomeración o de uso frecuente y en el transporte colectivo. La hostelería deberá tener sus alimentos protegidos -incluídas las tapas- las tiendas o grandes superficies facilitar guantes desechables para manipular algunos productos, los aseos públicos deberían adoptar idealmente sistemas de dispensación de productos o secado en los que no haya que tocar nada y protectores desechables en los sanitarios garantizando una escrupulosa limpieza, nuestros métodos de pago tendrán que ser cada vez más telemáticos evitando el uso de monedas o billetes, priorizando los dispositivos móviles sin contacto, etc. Éstas son sólo algunas de las actitudes que tendremos que cambiar ya para siempre.

En el ámbito laboral la pandemia nos obligará a replantear nuestra actividad adoptando prácticas saludables para nosotros y nuestros clientes.

El teletrabajo debe ser impulsado, así como las soluciones a distancia no presenciales siempre que sea posible, que además deberán ser ágiles y resolutivas. En este sentido nuestro modelo de asistencia sanitaria primaria también debe ser replanteado en su esencia. Las imágenes de insanas salas de espera abarrotadas, las largas filas o la necesidad de acudir al consultorio por cualquier trámite administrativo deben ser ya un recuerdo del pasado.

¿Quiere esto decir que ya no vamos a visitar pacientes de manera presencial en el consultorio? Por supuesto que no. No hay nada que le guste más a un médico de familia, un pediatra o una enfermera de atención primaria que la estrecha interrelación con sus pacientes. Por ello, toda persona que deba ser visitada de manera presencial tendrá garantizada su consulta y lo hará con todas las medidas de higiene y seguridad sanitaria, a la mayor brevedad y con el menor tiempo de espera posible. Para ello hemos reforzado la cita telefónica de manera que ante cualquier demanda sanitaria, el paciente deberá llamar por teléfono al consultorio donde recogeremos su petición que será trasladada inmediatamente al profesional sanitario correspondiente (enfermera, médico de familia o pediatra).

Los trámites burocráticos como renovación de recetas, informes, bajas laborales, … se solucionarán de manera telemática. Otras consultas como solicitud o resultados de pruebas complementarias o ciertas dudas médicas o revisiones podrán resolverse por teléfono en conversación directa y privada con el profesional e incluso mediante videoconferencia. Se habilitarán sistemas de envío y recepción de archivos de texto o imágenes mediante email o whatsApp garantizando la confidencialidad en todo momento, para aquellos pacientes que se encuentren cómodos con este tipo de atención.

Aparte de las visitas urgentes indemorables, las consultas que precisen atención presencial o aquellas personas que no estén familiarizadas con las nuevas tecnologías serán concertadas por los profesionales en conversación directa con ellas. Con esto se persigue agilizar nuestra respuesta dando solución a las demandas a la mayor brevedad, idealmente en la misma mañana y garantizar circuitos de atención diferenciados para pacientes con o sin patologías infecciosas potencialmente contagiosas, de forma que el consultorio sea lo que debe ser: un verdadero “centro de salud”.

Esta nueva forma de trabajo, que seguro redundará en una mejor atención primaria de salud, precisa de la colaboración ciudadana y de las instituciones. Todas las personas que residan en nuestro municipio 6 ó más meses al año deben asignarse médico en el consultorio. Esto nos beneficia a todos, ya que cualquier decisión de personal u otros recursos va en función de la población asignada a cada centro (en La Muela hay más de mil personas que aún residiendo aquí tienen el médico en otra población). La mañana que llamemos al consultorio para solicitar asistencia deberemos tener nuestro teléfono operativo y estar pendientes de él, ya que vamos a recibir una llamada médica para dar respuesta a nuestra petición. Pedimos por favor que siempre que sea posible, estas llamadas las hagan antes de las 12 horas para poder programarlas en el día.

Desde el consultorio estaremos abiertos a cualquier sugerencia de mejora y nos iremos adaptando a los posibles cambios sanitarios. No será igual el protocolo que se aplique por ejemplo en verano que en la temporada de gripe. En este sentido hacemos un llamamiento a la población para que adopte el calendario vacunal recomendado para cada edad y la vacunación antigripal anual en grupos de riesgo o especialmente expuestos.

Esta pandemia ha puesto en valor muchas cosas, entre ellas las ventajas de vivir en un entorno rural como el nuestro o la importancia de contar con una atención primaria de salud resolutiva. Estamos ilusionados con este proyecto y convencidos de que con él una vez más La Muela volverá a ser un referente a imitar.

Fdo: Profesionales Sanitarios del Consultorio Médico de La Muela

Anterior Siguiente

Comentarios