ZARAGOZA ME SUENA

ZARAGOZA ME SUENA

Zaragoza tiene barrios que suenan a cine: Casablanca. Barrios que suenan a música: La Jota, y también el Arrabal, que suena a tango. Barrios que suenan a libros: Oliver, que suena a Dickens; La Cartuja, que suena a Stendhal. Barrios que suenan muy dulces: la Magdalena, las Delicias.Y barrios que pintan muy bien: Parque Goya.

Hay muchos barrios con nombre celestial: San José, Santa Isabel, San Pablo, San Gregorio, San Juan, el Barrio Jesús. Pero también hay barrios que dan muestras de humildad: Casetas. Barrios que suenan como el agua: Las Fuentes, Balsas de Ebro Viejo.Barrios que suenan a montes: Montemolín, Montecanal, Montañana. Y barrios que suenan a valles: Valdefierro, Valdespartera. Hay barrios que suenan a naturaleza: Peñaflor, Miraflores, La Venta del Olivar. Y barrios cuyo nombre son siglas que suenan a laboratorio y tecnología: el Actur. Todos los barrios de Zaragoza me suenan bien. Torrero, Miralbueno, Juslibol. Vadorrey, La Almozara, el Picarral. Todos los barrios de Zaragoza son mi barrio.

Zaragoza me ha dado todo y si algo me siento es zaragozano. Esta es una ciudad alegre y trabajadora a la que sólo puedo repetir lo que dice la última canción de Amaral: “Haces que se vaya mi melancolía / Me devuelves de nuevo a la vida”.

(En octubre de 2006 me nombraron Hijo Adoptivo de Zaragoza. Este fue mi discurso de agradecimiento. Recuperarlo es mi forma de celebrar el Pilar. Aquel año los pregoneros fueron Eva y Juan, Amaral)

Miguel Mena

Anterior Siguiente