2020 Crónica del Año en La Muela

2020 Crónica del Año en La Muela

A menos de quince días para terminar un año lastrado por esta terrible pandemia, que, nos ha dejado cientos de miles de vidas por el camino, y, que se ha cebado en estas últimas semanas en nuestra residencia…, a pesar de todo -incluido un parón administrativo de casi tres meses-, se han podido sacar y desatascar varios asuntos municipales, algunos de especial trascendencia para nuestro pueblo.

Lo primero que se hizo tras haber conseguido pagar toda la deuda y que La Muela se convirtiera en un pueblo con DeudaCero -desde el 13 de junio de 2015 se han realizado pagos por 17.763.999,7 €-, fue aprobar una bajada del 17,64% del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI), incluidas bonificaciones fiscales para las familias numerosas y a las viviendas que hayan instalado sistemas para el aprovechamiento de la energía solar (las ordenanzas entran en vigor al año siguiente, es decir, el 1 de enero de 2021).

Sin tiempo a poder respirar llegó la declaración del estado de alarma, y, a contrarreloj (uno de los primeros municipios) se establecieron unas ayudas directas a las personas que habían perdido su trabajo, estaban en ERTE o eran autónomas y habían bajado un 50% su facturación, las cuales beneficiaron a 286 muelanas y muelanos (a proporción es como si el Ayuntamiento de Zaragoza hubiera dado 33.376 ayudas).

Mientras tanto, a la vez se asfaltó la travesía entre el Camino Viejo y la Calle Don Quijote de La Mancha (Urbanización Alto de La Muela), se arregló el Camino de La Carrasquilla, que va a los Pinares de La Muela, y, se adjudicaron (se hicieron unos pocos meses después) las obras de la prolongación del rebosadero de la balsa de agua depurada, para que no inundara el camino y las parcelas colindantes.

Sin parar y coincidiendo con el comienzo de la “nueva normalidad”, se terminaron los trabajos de rehabilitación de la antigua casa del médico, en el nuevo centro de trabajo de los servicios sociales de la Comarca de Valdejalón, y, se organizó con la asociación de la tercera edad y con COAPEMA (Consejo Aragonés de las Personas Mayores), un emotivo homenaje a las víctimas del COVID-19, en el que también participaron la Asociación Cultural Gil Tarín, Cruz Roja y el grupo de voluntarios/as de La Muela.

Empezó el verano (únicamente he tenido tres días de vacaciones, los cuales se han criticado…) y se impulsó y realizó con todas las medidas de seguridad, una intensa campaña cultural durante todos los fines de semana, con un gran éxito de participación en varios de los actos que se programaron, como así sucedió en los conciertos de Nacho del Río, Guitarricadelafuente -triunfó entre los/as más jóvenes…- y la Noche Sabinera. A la vez, se siguió trabajando con la adjudicación del contrato de la renovación del parque infantil de la Calle Miguel de Cervantes, la renovación de los vestuarios del centro deportivo, el inicio de las obras de mejora en el Templo del Aviapark (que podrán ser disfrutadas una vez que la situación mejore), y, varias reformas realizadas tanto en la casa de cultura como en el consultorio médico.

A todo lo dicho, como hay que planificar, se están realizando proyectos cuyas obras verán la luz a finales del año que viene, como son el colector entre la Calle Don Quijote de La Mancha en la Urbanización Alto de La Muela -más de doscientos/as vecinos/as que no tenían red de vertido- hasta el Polígono Industrial Centrovía, la renovación del césped del campo de fútbol, la elevación de la calzada de la Calle Zaragoza, la renovación de los vasos de las piscinas municipales (se han descubierto una serie de filtraciones, que eran lo que provocaba el mal estado de las instalaciones), y, la construcción del Punto Limpio, que después de más de un año de trámites se ha conseguido la Licencia Ambiental de Actividad Clasificada por parte del Instituto Aragonés de Gestión Ambiental (INAGA), por lo que dicha obra se licitará en 2021.

Llegó el otoño y se recepcionaron las obras de la ampliación de nuestra residencia, se realizó la señalización de la ruta natural de la Plana de Lobaco que tanto éxito ha tenido, y, comenzaron las obras de asfaltado de varias calles de nuestra localidad, incluidas las principales entradas y salidas, demandadas también por muchas vecinas y vecinos. En esta línea, para el Plan Unificado de Subvenciones (PLUS) de Diputación de Zaragoza (DPZ), se ha solicitado para 2021, el asfaltado de la Avenida Aragón hasta la Plaza Moncayo, el Paseo Reina Sofía y el andador entre el Camino Viejo y la Urbanización Alto de La Muela Norte.

El final de año también nos ha dejado resultados, como los más de 150 kilómetros de caminos que han sido arreglados (se pretende hacer así todos los años, a través de la maquinaria modelo “Chaptools”); el Plan DPZ 10 que se va a emplear en la reparación del depósito de agua, el cual se construyó en el año 1987 cuando no teníamos ni mil habitantes y cuyas obras empezarán en enero; y, la adjudicación de las aceras de la Calle Escultor Dionisio Lasuén

Probablemente me dejo muchas actuaciones municipales en las que se está y se sigue bregando, y, seguro que hemos cometido errores (nadie es perfecto), pero lo que no se puede decir faltando a la verdad (no me gusta la palabra “mentira”), es que no se trabaja o se invierte todo el tiempo suficiente en el #Ayuntamiento, solamente hay que preguntar (si se quiere, claro está…) a todas las personas que están a mi alrededor.

Adrian Tello Alcalde de La Muela

Anterior Siguiente